¿Cómo funciona un nombre de dominio?

Podemos decir que un dominio equivale a una dirección física. Cuando pones el GPS necesitas establecer una dirección física para que te lleve al sitio, ¿verdad? Pues en Internet pasa exactamente lo mismo. Para que tu navegador te lleve a la web que quieres consultar, necesitas indicarle una dirección, es decir, un dominio.

Funcionamiento de un dominio

Cuando escribes www.ejemplo.com en el navegador, éste necesita acceder al servidor web a través de una dirección IP (una cadena de números del tipo 104.24.25.63), que es la que le indica dónde está el contenido que quieres consultar.

Un dominio es el encargado de traducir una dirección IP para que el servidor pueda devolver la información que solicitas.

 

Pero, ¿por qué se utiliza un nombre y no la dirección IP? Simplemente porque es mucho más fácil de recordar para cualquier usuario. Y además, puedes cambiar de servidor sin tener que cambiar de nombre. Es decir, tu nombre seguirá siendo el mismo, pero apuntará a una dirección IP diferente.

En definitiva, las direcciones IP se traducen en nombres que nosotros podamos recordar fácilmente, es decir, se traducen en dominios. Y, para que esta traducción pueda realizase entran en juego el DNS, o lo que es lo mismo, el Sistema de Nombres de Dominio.

close

¡No te pierdas estos consejos!

¡No hacemos spam! Lee nuestra [link]política de privacidad[/link] para obtener más información.